¿Los NFT son la nueva versión de las ICOs?

Ingrese su dirección de correo electrónico para continuar.

  • BTC / MXN:
  • BTC / USD
  • ETH / MXN
  • ETH / USD
  • BTC / MXN:
  • BTC / USD
  • ETH / MXN
  • ETH / USD

© 2020 Bitcoin Mexico - El mejor portal Bitcoin.
All rights reserved.

Contact by email info@bitcoin.com.mx.

¿Los NFT son la nueva versión de las ICOs?

hace 6 meses
¿Los NFT son la nueva versión de las ICOs?
  • Una burbuja económica es un fenómeno que consiste en el aumento desproporcionado del precio de un producto o activo, separándolo de su valor inherente.
  • La industria de los NFT guarda similitudes con las ICOs, ¿estará en mercado NFT en una burbuja como la de las ICOs de 2018?

A lo largo de los años, la industria de las criptomonedas y la tecnología blockchain ha experimentado tal avance, que han surgido distintas ramas de una misma industria. Al igual que las criptomonedas, estas ramas han experimentado un auge notable tras un nivel de entusiasmo o hype, clave.

No obstante, vale la pena resaltar que una exageración en el nivel de entusiasmo es peligroso, sobre todo si recordamos lo que sucedió con las ICOs. Entonces, la reflexión es: ¿Los NFT podrían fracasar de forma similar a las ICOs?

¿En qué consistió la crisis de las ICOs?

Un ICO hace referencia a ‘Initial Coin Offering’. De modo muy simple un ICO se puede explicar como una oferta inicial de criptomonedas que un proyecto realiza con el objetivo de obtener el financiamiento y el reconocimiento público para lograr sus metas.

Es decir, por ejemplo, una startup tiene una gran idea de proyecto asociado al mundo cripto. Pero, para poder desarrollarlo, la startup requiere un financiamiento. Entonces una ICO es la venta del token del proyecto en una fase inicial que le permite a la startup obtener dinero sin renunciar a la propiedad de la empresa.

Particularmente en 2017 este método se popularizó en la comunidad cripto. Las startups debían escribir un documento en donde se detalla cómo funcionará, mejor conocido como White paper, y crear un sitio web agradable que venda el futuro y el presente del proyecto.

¿Por qué las personas invertían?  Motivados por la posibilidad de una jugosa ganancia futura. Si encuentras un proyecto con potencial, entonces adquirir su token en un ICO te da la posibilidad de obtener mayores ganancias futuras en caso de que el futuro del proyecto sea positivo.

No obstante, a diferencia de una oferta pública inicial (OPI), un ICO no le ofrece al inversionista ningún tipo de participación en la propiedad de la empresa en la que ha invertido. Sí, como has pensado, es apostar que la criptomoneda que has adquirido, aunque ahora no vale nada, en el futuro pueda aumentar de valor.

El colapso de la burbuja

El problema es que cualquier persona o empresa puede lanzar un ICO. Aquí comenzó toda la historia detrás del boom y posterior colapso de las ICOs.

En 2017 se lanzaron una cantidad importante de ICOs, al punto que, en su punto más alto, en un mes se lanzaban 90 ICOs nuevas. No obstante, la tasa de éxito de estos proyectos era baja.

De acuerdo con un estudio realizado por GreySpark Partners entre más de 1,900 ICOs que se estudiaron, 890 ventas de tokens no recaudaron dinero en absoluto. En este sentido, pocas ICOs lograban recaudar lo necesario, entre las pocas que lo lograron se encuentra EOS, Filecoin y Tezos.

Pero, además, el informe encontró que, durante las semanas posteriores al lanzamiento de la ICO, el porcentaje de estos proyectos que mostraron rendimientos positivos disminuía significativamente.

Aun así, las ICOs, hasta finales de 2018, lograron recaudar en total aproximadamente $14 mil millones de dólares. Además, debemos tener en cuenta que Ethereum fue la blockchain escogida por la mayoría para el lanzamiento de sus tokens. Básicamente, se difundió la idea de que era posible volverse rico tan solo con una idea y un token.

No obstante, el boom de las ICOs se enfrió por diversas causas: preocupaciones de posibles estafas, los reguladores empezaron ver con preocupación la industria, entre otros. Entonces se observaron proyectos que quebraron en el proceso de realización de sus planes, incluso proyectos que se gastaron el financiamiento sin crear un producto o negocio.

En particular, el fin de las ICOs comenzó cuando la SEC decidió investigarlo y, posteriormente, determinaron que se trataba de ventas de valores y demandó, con multas multimillonarias, a varios proyectos. Para el 7 de agosto de 2019, el analista de investigación Larry Cermak publicó en Twitter un hilo donde detallaba algunos de los datos que demostraban el fin de las ICOs.

Como se puede observar, para entonces el rendimiento medio de las ICOs en USD había disminuido al -87%.

Ahora la preocupación es que algo similar pudiese ocurrir con la industria de los tokens no fungibles (NFT) tras un claro incremento del entusiasmo.

¿Los NFT son una burbuja?

Por lo general, es complejo reconocer una burbuja mientras te encuentras sumergido en ella. Sucedió en la crisis de 2008 en los Estados Unidos y también con las ICOs. No obstante, es posible intentar reconocer cuáles son las bases de la industria de los NFT y, a partir de ello, intentar alcanzar una conclusión sobre qué tan fuertes son.

Brevemente, un NFT es un activo digital que representa objetos del mundo físico como arte, música, elementos de videojuegos, entre otros. Este es un mercado que existe desde 2014, pero que ha venido ganando fuerza y el boom desde 2020.

El atractivo de los NFT es que le brinda a los artistas y creadores de contenido, una posibilidad de monetizar sus productos con la posibilidad de garantizar a las personas su autenticidad.

De hecho, el primer pico de los NFT se alcanzó con la subasta de Beeple “Everdays: The first 5,000 Days” por un total de $69.3 millones de dólares que sucedió en Christie’s, una de las casas de subastas más importantes del mundo.

Al igual que sucedió con las ICOs, personalidades famosas han demostrado su apoyo. Por ejemplo, Snoop Dogg o Paris Hilton que han demostrado su apoyo a la industria de los NFT o, incluso, empresas como Coca-Cola.

Es así que, en muy poco tiempo, la industria de los NFT ha alcanzado unas dimensiones impresionantes. Pero, para comprender si podría tratarse de una burbuja, es necesario comprender qué implica esto.

Burbujas financieras, ¿exclusivas del mercado cripto?

Lo primero que es necesario señalar es que las burbujas pueden ocurrir en todos los sectores económicos, entonces no es algo nuevo y únicamente visto en el ecosistema cripto.

En este sentido, una burbuja económica es un fenómeno que consiste en el aumento desproporcionado del precio de un producto o activo, separándolo de su valor inherente.

Por lo que, la principal característica de una burbuja es el incremento de precios prolongado y, aparentemente sin un techo, de un bien o activo. No obstante, el freno llega cuando la euforia se asienta.

En la historia han ocurrido diversas burbujas con sus consecuentes estallidos, por ejemplo, el Crack de 1929, el Lunes Negro de 1987, la burbuja de las puntocoms en el año 2000 y,  más recientemente, la crisis hipotecaria de 2008.

Y, de hecho, es relativamente normal observar que se desarrollen burbujas en sectores que experimentan innovaciones revolucionarias, como por ejemplo la del Internet a principios del milenio.

¿La industria de los NFT desaparecerá?

De esta manera, sí, es posible que una burbuja se haya desarrollado en la industria de los NFT, sin embargo, aunque fuese así, esto no necesariamente tendría que ser el presagio de la muerte de su industria.

Ciertamente, la industria de los NFT guarda similitudes con las ICOs: Un grupo crea unas obras de artes virtuales atractivas, las convierten en un NFT y luego son subastadas. Posteriormente, los inversores se dan la vuelta y lo venden en los mercados con la expectativa de obtener un beneficio. En particular, en este caso, el incremento de precio de estas obras está respaldado en la escasez.

No obstante, esta escasez no sería nada si no hubiese alguien más dispuesto a adquirir los NFT. De esta manera, un atractivo esencial para los NFT es su liquidez.

Por ejemplo, si ingresamos a OpenSea, uno de los mayores mercados de NFT y revisamos la colección de Bored Ape Yacht Club, podremos ver que cualquier de sus obras se han intercambiado múltiples veces y, por supuesto, han obtenido ganancias de ello.

En este sentido, la industria sin duda ha generado una euforia importante, principalmente fomentada por el FOMO (Fear of Missing Out). Por lo que, actualmente, el mercado se podría encontrar probablemente lleno de “free riders” que son aquellos que montan la ola de la euforia.

En particular, las preocupaciones se depositan en torno a una posible regulación de la industria y, por consecuente, un freno en seco para el auge, similar a lo sucedido con las ICOs. Suponiendo que ese sea el caso, ¿qué impide que suceda con los NFTs lo mismo que sucedió con las ICOs?

De acuerdo con el entusiasta de crypto y NFT, Hansel,  algunas de las diferencias entre los NFT y las ICOs son: Las últimas fueron utilizadas para crear nuevas criptos con las que se podía especular, mientras que los NFT no prometen utilidades.

Por lo tanto, en realidad, la mayoría del tiempo se compra un objeto de colección y, a veces, un token de utilidad que te puede servir para ingresar a una comunidad, por ejemplo.

Además, la industria de los NFT se ha diversificado rápidamente; podemos encontrar proyectos desde simples obras de arte hasta videojuegos. Por lo que, aunque podría enfrentarse a una desaceleración, la comunidad cripto espera que la industria de los NFT sea capaz de prevalecer a largo plazo.

En conclusión, la industria de los NFTs se encuentra en una fase inicial de desarrollo, lo cual se traduce en un mayor riesgo a, por ejemplo, cualquier otra industria que ya se ha desarrollado y sorteado todos los desafíos. Y, dado que es complejo reconocer una burbuja en su fase inicial, se recomienda proceder con cautela.

No obstante, no se puede negar que las propuestas de la industria de los NFT tiene un gran potencial, queda esperar que le depara el futuro.

Te podría interesar:

Ingrese su dirección de correo electrónico para continuar.