Lo Nuevo

Portugal: el comercio y pagos de Bitcoin están libres de impuestos

  • El comercio de activos digitales, al igual que los pagos realizados con este dinero virtual ya no estarán sujetos a impuestos en el país.
  • Esta dictaminación se dio, en parte, gracias al reconocimiento de bitcoin como una moneda legal por parte de la Unión Europea.

La Autoridad Fiscal de Portugal, indicó recientemente que tanto el comercio de activos digitales, al igual que los pagos realizados con este dinero virtual ya no estarán sujetos a impuestos en el país.

De acuerdo con el periódico portugués Business Journal el 26 de agosto pasado, la Autoridad Tributaria y Aduanera portuguesa confirmó que las transacciones o pagos realizados con monedas digitales provienen del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

El sitio especializado Coin Telegraph, dio a conocer que la agencia proporcionó la aclaración a una empresa local de minería criptográfica. Por medio de una resolución oficial, la Autoridad Fiscal de Portugal aseguró que el intercambio de activos virtuales o criptomonedas por dinero fiduciario, se encuentra completamente libre del Impuesto al Valor Agregado, además de agregar que los usuarios de este tipo de dinero virtual no tendrán que remunerar más ningún tipo de impuesto sobre la renta.

Portugal se respalda en ley para emancipación de impuestos criptográficos

Dentro de la declaración oficial, la autoridad tributaria portuguesa recapituló el fallo de 2015 emitido por el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas sobre el caso que involucra al sitio web sueco Bitcoin ( BTC ) Bitcoin.se y su moderador David Hedqvist.

Como se informó en ese momento, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas declaró que "Bitcoin es un medio de pago y que, por lo tanto, el intercambio debería estar exento de las obligaciones del IVA".

En 2012, David Hedqvist, desarrollador sueco de software y moderador del sitio web Bitcoin.se le preguntó a la Unión Europea si las transacciones de Bitcoin están exentas de IVA. Según las conclusiones del tribunal:

Los Bitcoins también constituyen una moneda. Su propiedad no tiene otro punto que no sea la capacidad de usarlos nuevamente como moneda en algún momento futuro. Por lo tanto, deben ser tratados como monedas legales en lo que respecta al IVA ".

No obstante, la Agencia Tributaria de Suecia alegó en contra de las directivas de la Junta de la Unión Europea, además de indicar que habían interpretado erróneamente el asunto. Por tanto, la Agencia apeló ante el Tribunal Administrativo Supremo y lo exhortó a actuar con una resolución preliminar, la determinación final por ley de los tribunales de la Unión Europea que puede ser iniciada por cualquier estado miembro de la UE.

Te podría interesar:

Antecedentes legales en torno al dinero digital

La reciente dictaminación en torno a las criptodivisas es el resultado de una serie regulaciones fiscales realizadas por el gobierno portugués. En 2016, un reporte publicado por la autoridad tributaria, menciona que los ingresos y fondos conseguidos por medio de la venta de criptografía en Portugal, no están sujetos al impuesto sobre la renta.

De igual manera, a comienzos del 2013, el Banco Central de Portugal, emitió un comunicado en el que se menciona la cripto-2012, documento que indica que el Bitcoin fue considerado por el Banco Central Europeo (BCE) como un modelo de pago de moneda virtual bidireccional, donde los usuarios pueden vender o comprar moneda virtual con la moneda de curso legal que tienen y donde es posible comprar bienes y servicios en el mundo real, como en lo virtual.

Dicho lo anterior, el Banco de Portugal manifestó su inconformidad por el reconocimiento del activo digital Bitcoin por parte del Banco Central Europeo, como un "fenómeno de innovación en modelos de moneda virtual", al señalar que el Bitcoin no puede ser considerado una moneda segura, debido a que es emitido por entidades que no se encuentran reguladas.

Dado que no existe una entidad central que garantice la irrevocabilidad y la finalidad de las órdenes de pago, Bitcoin no puede considerarse una moneda segura, ya que su aceptación como medio de pago no es segura. Son emitidos por entidades no reguladas o supervisadas y, por lo tanto, no están sujetos a ningún requisito prudencial. El sistema tampoco está sujeto a ningún tipo de actividad de supervisión. Los usuarios asumen todos los riesgos ya que no hay fondo para la protección del depositante / inversor” se lee en el documento.

Sin embargo, a pesar de que la postura por parte del Banco de Portugal no era totalmente a favor, la autoridad fiscal del país acató este dictamen lo que ahora permite que las transacciones o pagos realizados con monedas digitales queden absueltos de un impuesto extra pues las criptomonedas han sido reconocidas como monedas legales.