Lo Nuevo

Japón lidera desarrollo de red SWIFT para criptomonedas

  • Japón está desarrollando una nueva red internacional de pagos con monedas digitales, similar a la red SWIFT con el objetivo de evitar el lavado de dinero.
  • Una de las posibles razones del lanzamiento de esta nueva red, además de evitar el lavado de dinero y garantizar la seguridad de las monedas virtuales, es la preocupación de Japón ante el hackeo.

Japón se encuentra al frente del desarrollo de una nueva red internacional de pagos con monedas digitales, similar a la red SWIFT -servicio de mensajería financiera global que facilita las transacciones realizadas en todo el mundo en las monedas fiduciarias tradicionales- que actualmente es utilizada por diversas instituciones bancarias, con el objetivo de evitar el lavado de dinero.

Nueva red en próximos años

De acuerdo con información de una persona familiarizada con el plan, quien prefirió mantenerse en el anonimato debido a que la información todavía no ha sido hecho pública, Japón tiene la intención de lanzar dicha red en los próximos años, así lo indicó la agencia informativa Reuters.

La fuente también dijo que el desarrollo de esta nueva red estará supervisada y a cargo del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) el cual será el encargado de inspeccionar su desarrollo, además de que el gobierno del país buscará la cooperación de otros países en el mencionado esquema.

Según la información obtenida el plan fue aprobado en junio por el Grupo de Acción Financiera Internacional y fue propuesto por el Ministerio de Finanzas de Japón en conjunto con el regulador financiero del país, la Agencia de Servicios Financieros (FSA, por sus siglas en inglés). Sin embargo, Reuters mencionó que tanto la FSA como el Ministerio de Finanzas fueron contactadas, pero ambas agencias indicaron que no harían comentarios al respecto.

Reuters agregó que “Tokio ha presionado para garantizar la seguridad de las monedas virtuales, con la esperanza de aprovechar la industria financiera para estimular el crecimiento económico”.

Japón había examinando anteriormente y con mayor detenimiento, los intercambios de criptografías, al ser anfitrión de una reunión en junio pasado, por parte del grupo de naciones del G20. Y además Japón lanzó un grupo de trabajo con el objetivo de discutir diversas problemáticas regulatorias relacionadas con la divisa digital “Libra” de Facebook, así como su impacto en la política monetaria y la regulación financiera antes de la reunión del G7 la semana pasada.

Todavía no está claro de qué manera podría funcionar una plataforma de este tipo, ya que si la red se utiliza como un punto de partida para el monitoreo de transacciones en divisas virtuales, será necesario que cuente con el respaldo y la participación de los intercambios de criptomonedas en todo el mundo, procedimiento que sin duda, exigirá un esfuerzo mundial para su aceptación, además de los recursos necesarios para su financiamiento y desarrollo.

Japón en la mira de hackers

Una de las posibles razones del lanzamiento de esta nueva red, además de evitar el lavado de dinero y garantizar la seguridad de las monedas virtuales, es la preocupación de Japón ante el hackeo, ya que anteriormente, el país del sol naciente sufrió una serie de hacks notables de intercambios de criptmonedas.

Uno de ellos fue el de Coincheck, un servicio de intercambio de criptomonedas con sede en Tokio, Japón, el cual congeló los depósitos y retiros de todas las divisas virtuales, excepto de Bitcoin en 2018, luego de que un grupo de hackers robaran activos virtuales por un valor de 534 millones de dólares.

La exchange ubicada en tokio, MtGox, tuvo que declararse en banca rota en 2014, posterior a anunciar que sufrió de un hackeo en el que le robaron 400 millones de dólares de su red.

El último caso fue el hackeo fue a BITPoint el pasado 12 de julio. La empresa perdió cerca de 32 millones de dólares y ante el robo suspendió todos sus servicios.

Regulaciones anti-hackeos

Después del ataque a Coincheck, Japón aumentó la supervisión de las casas de cambio como por lo que la nación oriental se convirtió en el primer país del mundo en regular los intercambios de criptomonedas a nivel nacional, en 2017.

En dicho año, Japón desarrolló un esquema de licencias para intercambios, además de modificar sus reglas financieras, con el objetivo de permitir que monedas criptográficas como el Bitcoin, sean un método de pago legal.

De igual manera, en 2017, la Agencia de Servicios Financieros de Japón, reconoció de manera oficial a un total de 11 compañías como operadores de intercambio de criptomonedas. Dicho registro exige a las firmas diversos requisitos, como construir un sistema informático bastante sólido, además de verificar la identidad de los usuarios, con la finalidad de prevenir el posible lavado de dinero.

Estas regulaciones se estipularon con la finalidad de proteger a los inversores del fraude además de otros abusos, al tiempo que respaldan la innovación de tecnología financiera.