Lo Nuevo

SEC demanda a Kik Interactive por recaudar con tokens $100 mdd

La SEC de Estados Unidos, demandó a la firma Kik Interactive Inc. por recaudar ilegalmente 100 millones de dólares generados por la venta de bienes digitales a inversionistas de Estados Unidos. Lo anterior, sin haber sido registrado en su oferta inicial de criptomonedas (ICO, por sus siglas en inglés que significan Initial Coin Offering), como lo exige la ley de valores de EU de 1933.

La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, mejor conocida como SEC, por ser las siglas en inglés de la Securities and Exchange Commission emitió una demanda contra la compañía canadiense, Kik, propietaria de Kik Messenger, una aplicación de mensajería instantánea y gratuita para dispositivos móviles.

Como se menciona en la demanda presentada por la SEC, la compañía canadiense comenzó un nuevo negocio a partir de las ganancias generadas por la venta supuestamente ilegal, de tokens, después de que fracasó su app de mensajería instantánea Kik Messenger.

La SEC mencionó en la demanda que Kik declaró que puso a la venta los tokens en 2017. Por esta razón, Kik recaudó más de $55 millones de dólares de inversionistas estadounidenses que compraron los tokens.

Sin embargo, los tokens no se vendieron hace dos años, sino recientemente y por la mitad del valor que los inversionistas pagaron en un inicio, se menciona en la demanda, además de que no los registraron frente a las autoridades americanas correspondientes.

Repercusiones para Kik

Es por esta razón que la SEC está gestionando una interdicción (prohibición) permanente contra Kik, donde “se solicita una orden judicial permanente, devolución de intereses más intereses y una multa” sin que en el referido documento se especifique si esto también incluye cualquier actividad empresarial.

Además, Kik indicó a los inversionistas interesados en sus tokens, que estos serían una redituable “inversión”, ya que su valor se incrementaría, al aumentar la demanda, poniendo a la venta un número controlado de estos, elevando así el valor de los tokens.

La SEC agregó que Kik se había comprometido a estimular la demanda al incorporar los tokens en su aplicación de mensajería homónima, creando un nuevo servicio de transacciones con Kin (su propia criptomoneda o token), así como un sistema para recompensar a las empresas que adoptaran dicho sistema digital. No obstante, en el momento en que Kik ofreció y vendió estos intangibles, indicó SEC, los servicios y sistemas que Kik había prometido, no existían y no había nada que comprar usando Kin.

"Al vender 100 millones de dólares en valores sin registrar las ofertas o ventas, alegamos que Kik privó a los inversionistas de la información a la que tenían derecho legalmente e impidió que los inversionistas tomaran decisiones de inversión informadas", indicó Steven Peikin, codirector de la división de Aplicación de la SEC, en un comunicado. "Las empresas no enfrentan una opción binaria entre la innovación y el cumplimiento de las leyes federales de valores".

Kik: “Nuestra oferta no fue un fraude”

Por su parte, Ted Livingston, CEO de Kik, dio a conocer sus planes de hacer frente a la demanda de la SEC en una publicación en su blog oficial en enero pasado, ante las posibles medidas que tomaría la agencia norteamericana, contra su ICO realizada en 2017.

Según The Wall Street Journal, el CEO de Kik aclaró que su producto, funciona como una moneda y no como “una seguridad no registrada”, como la ha catalogado la SEC. Por lo que el ejecutivo considera que la oferta no fue un fraude y que su compañía realizó esfuerzos sustanciales para cumplir con cualquier ley vigente durante la venta de Kin y que se defenderá en todas las instancias de cualquier acusación que ponga estos esfuerzos en duda.

De igual forma, la compañía canadiense respondió a la SEC que todas las monedas (incluyendo las criptomonedas) se encuentran exentas de las leyes de valores. Sin embargo, este argumento puede tener cierta fuerza si un tribunal acepta o no que una moneda es, por definición, moneda de curso legal, por lo que los tokens Kin, no entrarían en dicha clasificación.

También, Kik lanzó recientemente un sitio web llamado Defend Crypto, con el que planea financiar con fondos colectivos en criptomonedas su proceso legal con la SEC.

“La SEC ha estado configurando el futuro de la criptografía con asentamientos que establecen un precedente peligroso y sofocan la innovación. Kin no está dispuesto a dejar que eso suceda, por lo que estamos reservando cinco millones de dólares en nuestra cuenta de Coinbase para enfrentarlos en la corte”, Se lee en el portal de Kik que, además, indica los pasos a seguir si un usuario quiere contribuir con su causa.

La SEC está buscando, de manera legítima y positiva, aplicar regulaciones “tradicionales” a interacciones comerciales modernas, sin embargo, esto puede frenar el desarrollo de relaciones económicas de siguiente generación. Esta tecnología es nueva y todavía hay espacios en blanco en términos de regulación.

El mismo Ted Livingston, dijo en la mencionada entrada de blog: “Esta situación no es exclusiva de Kik. Hay docenas de proyectos en un punto similar con la SEC. Todos creemos que esta industria necesita regulación, pero también creemos que esta no es la forma de obtenerla”.

Lo que es un hecho, es que es necesaria mucha comunicación y cooperación entre entes reguladores, autoridades gubernamentales y este tipo de empresas tecnológicas (como Kik y muchas otras) para lograr estándares que garanticen la seguridad de las personas sin que se afecte la irrupción de novedades tecnológicas, como Bitcoin,  que posiblemente sean el futuro del comercio en entornos físicos y digitales.