Lo Nuevo

Blockchain hace frente al fraude electoral

  • Se busca la posibilidad de hacer que la tecnología blockchain garantice la seguridad en las elecciones argentinas.
  • Ya que en blockchain nada puede ser borrado ni alterado sin un consenso, su aplicación garantiza la transparencia que tanto se busca en las elecciones.
  • La tecnología blockchain representaría un ahorro en el proceso electoral.

Cada vez que se acercan las elecciones, aparece la misma pregunta. ¿Cuándo se instaurará el voto electrónico? El año pasado, durante la contienda presidencial de México, en la que resultó elegido Andrés Manuel López Obrador, este sistema virtual no se logró implementar debido a que en México no se ha logrado tener una legislación en materia de voto electrónico por razones de presupuesto y privacidad.

Este año, con las próximas elecciones presidenciales, el debate se abrió en Argentina. El presidente, Mauricio Macri contendrá por la reelección.

En los años 60 se empezaron a utilizar los sistemas electrónicos de votación que no encontraron una respuesta global realmente positiva. En la actualidad, sólo India, Venezuela y Brasil utilizan el método en todo su territorio mientras que Francia, Perú, Canadá y Estados Unidos lo aplican en algunos estados.

En Argentina, el voto electrónico no es un tema nuevo, ya que tiene uso en ciertos puntos del país. En 2011 se implementó por primera vez en Salta y este año se sumará Neuquén; aunque muchas provincias aún se oponen y otras todavía no han determinado su aplicación y uso en próximas elecciones.

La cuestión en Argentina sobre el voto electrónico recae en la posibilidad de hacer que la tecnología blockchain garantice la seguridad en las elecciones argentinas. Situación en la que apremia garantizar la legitimidad del proceso donde siempre han existido sospechas de fraude.

El voto tradicional y blockchain

En una elección tradicional, después de que el ciudadano emite su voto, éste debe ser transportado con seguridad por una serie de intermediarios hasta que es contabilizado. Es una “cadena” con la misma función de blockchain, en la que cada nodo de información es en sí mismo un punto de control.

En blockchain, como nada puede ser borrado ni alterado sin la aprobación del resto de los miembros del sistema, su aplicación garantiza la transparencia que tanto se busca. No sólo sería efectivo en su seguridad, sino que también en la rapidez. El recuento sería más veloz y los votantes evitarían filas de más de dos horas para emitir su sufragio.

Los lugares de votación deberían tener máquinas similares a las de los votos electrónicos en las que se realizaría la “transacción”. Las máquinas de votar electrónicas de registro directo (DRE) graban los votos por medio de una papeleta puesta en la pantalla de la máquina, los votantes registran su voto el cual se procesa mediante programas de computación, y estos registran los datos de la votación y las imágenes de las papeleta en memorias de computación o componentes de memoria.

Usar la tecnología Blockchain representaría un ahorro en el proceso electoral. Se calcula que las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), que se realizarán en agosto, le costarán al gobierno nacional argentino cerca de $4 mil millones de pesos argentinos ($93 millones de dólares).

Argentina, que se encuentra comprometida con el medio ambiente y se convirtió en un polo eco friendly, también seguiría con la contribución. Con el uso de Blockchain, la impresión de papel, el transporte y el resguardo de las cartillas electorales se evitaría. También así la gran cantidad de personal que hoy se trabaja en las elecciones se reduciría.

Antecedentes positivos de las elecciones con Blockchain

La primera vez en la historia que se usó blockchain para unas elecciones fue en el estado de Virginia Occidental en Estados Unidos, en las elecciones primarias y generales del 2018. La aplicación fue parcial y solamente se realizó con 150 militares en el extranjero. Esta prueba piloto se realizó a través de la plataforma Voatz, construida y desarrollada por Hyperledger Project.

El secretario de estado de Virginia Occidental, Mac Warner, explicó en una entrevista con StateCoop que “Blockchain se está utilizando en todo, desde la atención médica hasta el transporte. Esto no es moda, es la ola del futuro”.

El impulsor del proyecto fue Bradley Tusk, ex político representante de Nueva York, que invirtió $150,000 dólares para su funcionamiento.

“Una vez que llegué a la conclusión de que era algo importante, quise hacer algunas cosas. Lo primero fue hablar con la compañía Voatz y luego averiguar si los oficiales electorales se atreverían y Warner lo hizo. Él entiende qué es arriesgarse para lograr nuestro derecho a votar.” Destacó Tusk.

Denver también utilizó el mismo sistema en las elecciones pasadas de mayo. Jocelyn Bucaro, encargada de las mismas, quedó conforme.

Nosotros creemos en la tecnología como un potencial para hacer el voto más fácil y seguro. No sólo para los militares y ciudadanos fuera del país, sino también para las personas con discapacidades”. Dijo Jocelyn Bucaro.

Blockchain ofrece una opción de votación segura, rápida y menos costosa que la actual, según explicaron los estados estadounidenses que la aplicaron. Su implementación sería más fácil que la tradicional.

Lo único que falta será saber cuándo la “innovación tecnológica” llegará a las urnas de México y el mundo. Primero, deberá tomarse la medida; después, hará falta una reforma de la Constitución Nacional.