Lo Nuevo

8 Exchanges físicos de criptomonedas en México: Entrevista con Alfonso Jiménez

8 Ciudades mexicanas verán surgir los primeros exchanges físicos de criptomonedas en México. La primera de ellas será Monterrey, pues es aquí donde está la sede de Amero, empresa que, con el afán de crear un ecosistema para fomentar el uso de su criptomoneda, inaugurará 8 casas de cambio donde se podrán hacer intercambios en persona de criptomonedas por pesos mexicanos. Conoce los detalles de este proyecto que comparte Alfonso Jiménez, CEO de Amero en entrevista exclusiva con bitcoin.com.mx.

Surgimiento, desarrollo y futuro de los exchanges físicos en México.

La idea de crear un espacio físico que facilite interacciones cara a cara para comerciar con Criptomonedas, paradójicamente es innovadora y original. En todo el país no hay proyecto igual. La empresa llamada Amero, está trabajando para acercar las criptomonedas al grueso de la población mexicana.

Antes de que termine el 2019, será posible intercambiar criptomonedas cara a cara en 8 diferentes locaciones alrededor de la república Mexicana. Las principales ciudades industriales y turísticas serán las primeras en ver nacer esta idea que pronto se esparcirá por toda América Latina y que ampliará las posibilidades de comprar Bitcoin en México.

Monterrey es la ciudad seleccionada para pilotear el proyecto, está programada la inauguración de la sucursal para el 21 de octubre de este año. Una vez en marcha se abrirán puntos de venta de las 10 principales criptomonedas en Guadalajara, Mazatlán, Cancún, Ciudad de México, Los Cabos, Mérida y Querétaro.

“La idea es expandirnos por toda Latinoamérica, a aquellos países en donde las regulaciones lo permitan. Las abriremos [casas de cambio físicas] por toda América Latina durante los próximos dos años.” Dice Alfonso Jiménez a bitcoin.com.mx

La desconfianza y la desinformación son dos de los principales factores que frenan la adopción de las criptomonedas. El uso de las criptomonedas crece con proyectos que favorecen el aprendizaje sobre Bitcoin.

“En los puntos físicos de intercambio daremos asesoría a la gente que no sabe cómo utilizar las criptomonedas.” Comenta Alfonso Jiménez a bitcoin.com.mx.

Sanbdox Regulatorio

Este proyecto se está gestando desde el 2018, sin embargo su desarrollo se vio interrumpido por las regulaciones emitidas por Banxico, que se contradecían con la Ley Fintech y limitaron el desarrollo de empresas de Blockchain y cripto.

“Eso nos detuvo. No vamos a hacer algo que no esté cubierto por el área legal.” Comenta Alfonso.

Posteriormente, el desarrollo del proyecto se retomó con la posibilidad de ampararse bajo el término “Sanbdox Regulatorio”, un concepto nuevo que ha permitido en México la creación legal de proyectos innovadores como éste.

“Sandbox significa caja de arena, y es eso. El gobierno te dice: ‘no sé qué haces, no lo entiendo y no lo conozco, pero te permitiré hacerlo bajo mi supervisión. SI lo que dices que vas a hacer es correcto y lo cumples, yo regulo en torno a tu proyecto’” Explica Alfonso Jiménez.

Los proyectos Fintech que se proponen en México y en el mundo tienen características totalmente desconocidas para las autoridades. Abrir una casa de cambio de criptomonedas en persona, es una idea innovadora y el gobierno mexicano no cuenta todavía con las herramientas para legislar este tipo de proyectos. Por eso se ha creado el concepto de Sandbox, para generar leyes nuevas en torno a proyectos nuevos.

“Tienes un proyecto tecnológico financiero que no tiene parámetros y el gobierno no sabe qué hacer con él. Entonce te inscribes al Sanbox regulatorio y el gobierno por derecho te tiene que permitir que hagas lo que dices que vas a hacer. Pero ellos te observan 24/7 y te dan un lapso de tiempo. Si en ese lapso de tiempo haces las cosas bien, la legislación corre en torno a tu proyecto.” Comenta Alfonso Jiménez.

Amero; la moneda Americana respaldada en tierra

Amero es una criptomoneda Mexicana respaldada por tierras ricas en minerales y en recursos naturales que permanecerán protegidos y sin explotar. La empresa creadora de esta moneda digital, impulsa la creación de los exchanges físicos de criptomonedas en México con el afán de consolidar el ecosistema que da vida a este token.

Amero representa el valor de áreas protegidas en México. Está respaldada por tierras de alto valor cuyos recursos permanecerán en donde están. No serán explotados, afirma Alfonso Jiménez. Por ejemplo, Amero posee tierras en una Reserva Natural Mexicana llamada Cabo Pulmo, en donde hay una biodiversidad marina increíble. Los tokens representan el valor de esta tierra y Amero garantiza a sus inversionistas que protegerá este espacio para su preservación.

“Amero está hecha para que el inversionista tradicional confíe en un tema tan disruptivo como las criptomonedas. Por eso le pusimos un respaldo tangible.” Dice Alfonso Jiménez. “Llevamos tres años trabajando el concepto con economistas, financieros y expertos en tecnología.”

El objetivo de Amero es la tokenización de la tierra y de los recursos que contiene, sin explotarla. Es una criptomoneda respaldada en tierra. “Le damos valor a donde está el mineral , lo certificamos y le damos trabajo a la gente.” Esto ahora es una tendencia mundial, dice Alfonso. Rusia, Irán y Venezuela están empezando a dar valor a sus reservas en donde están.

El concepto de "Amero", fue desarrollado por Herbert Grubel, economista canadiense que habla de una utopía en la que una única moneda circula libremente por los tres países norteamericanos.

El padre de Amero: Herbert Grubel. 

Amero ha sido una solución frente al reto de financiar proyectos de protección ecológica. Alfonso Jiménez afirma que la empresa está recibiendo mucha inversión que le permitirá instalar puntos de venta de criptomonedas en físico, plataformas de e-commerce y redes de mercadeo certificadas para evitar el fraude, como el proyecto Mundo Amero.

Con estas acciones, el ecosistema de las criptomonedas en México se fortalece, las opciones para comprar Bitcoin se amplían y los proyectos mexicanos empujan a las regulaciones a evolucionar.